martes, 19 de octubre de 2010

síndrome de estocolmo

Esta carrera es preciosa. Todo el mundo lo dice.

Llevo un rato intentando escribir sobre el estrés que tengo encima, pero no puedo. Intento escribir que todos los profesores nos exigen sin tener en cuenta las demás asignaturas, pero es que peor sería exigirnos menos. Se nos viene una ola encima mientras estamos metidos en una, pero llorar no es la solución. Solo hay una forma de soportar el alud de entregas y exámenes, y es de cara, plantando los pies y sin rechistar. Porque si paras un segundo, estás perdiendo el tiempo.

Es verdad que no hay tiempo en el día para hacer todo lo que tenemos que hacer. Hace mucho que no entrego algo de lo que estar orgulloso de verdad. No se puede hacer OFA a la vez que AES y DES, estando pendiente de IPH y GUR, y de otras tantas siglas. Proyectos siempre sufrirá a costa de las demás asignaturas. No queda otra.


Hoy he llegado a casa, como tantos otros martes, odiando esta carrera. La acumulación de cosas que hacer es insoportable, y no ha hecho más que empezar.


Lo que me jode es que, un rato más tarde, sentado en el coche, me he pillado pensando: "No, pero todo va bien." Porque no es verdad, estoy metido en mierda hasta el cuello. Debe ser que esta mierda es preciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario