domingo, 19 de diciembre de 2010

f.ll. wright

Frank es de los que estudiamos en primero de arquitectura, cuando todavía no sabemos nada y todo nos impresiona. Nos suena haber visto la Casa de la Cascada en fotos, y a lo mejor el Guggenheim. El problema es que luego nos presentan a Foster, Koolhaas, Herzog y Hadid, y nos olvidamos de los clásicos.

Estos días he estado mirando dibujos de Wright, y estoy convencido de que tengo que adoptar ese estilo, de alguna manera. La moda que tenemos en la universidad de rellenar los dibujos no me acaba de convencer. Soy fan de los espacios negativos, de maquetar un panel para que diga sólo dos cosas, pero que las diga bien.

Es una forma de dibujar más sincera, en la que el protagonista es el proyecto en sí, y no el horror vacui que lo hace parecer tan interesante. No se puede mentir, el proyecto queda muy evidente, y no por dibujar más se mejora

Hacen falta, entonces, dos cosas; un buen proyecto, y la mano de Frank.

No hay comentarios:

Publicar un comentario